23 de agosto de 2008

La cruz escandinava

De las diferentes koiné culturales que hay en el mundo, una que siempre me ha fascinado es la escandinava, y por extensión, el Báltico. No sé por qué mucha gente siente la necesidad casi obligada de visitar lugares "lejanos" en busca de lo exótico... que luego siempre resulta una obsesión por ver playas masificadas. Muy cerca de nosotros existe un mundo lleno de belleza y, a su modo, exotismo. Que le pregunten a cualquiera que haya visitado Islandia, por ejemplo; o alguien que haya contemplado auroras boreales o días de 23 horas de Sol en el norte de Finlandia.

Suecia / Sverige (Click para agrandar)

La heráldica siempre acaba haciendo justicia a la historia, tradición y cultura de un país. No es casualidad que cinco países del norte de Europa compartan el mismo símbolo heráldico: la cruz escandinava. Dinamarca, que sin contar el territorio autónomo de Groenlandia es el país más pequeño de todos ellos, fue la potencia incontestable durante la Baja Edad Media y aún entrado el siglo XX. La llamada Unión de Kalmar dominó políticamente el mar Báltico durante siglos, mientras que la Hansa lo hizo en el terreno económico y comercial. Todos los países escandinavos han compartido en algún momento el mismo poder político con al menos otro de ellos: Finlandia con Suecia, Noruega con Dinamarca... sin olvidar a Islandia, el país nórdico de más reciente independencia (en los años 1940). La bandera danesa está atestiguada heráldicamente como una de las banderas nacionales más antiguas del mundo, mencionada ya en el siglo XV compite con la de Albania, comentada en este blog.

La dannebrog ("bandera de los daneses", también "bandera roja")

No sólo les une la cruz escandinava; la ratio de sus banderas es totalmente extraña y poco frecuente. La bandera de Dinamarca (la más rara de todas) tiene una ratio de 28:37; Finlandia adaptó su bandera a 11:18; Islandia lo hizo con una ratio 18:25; Noruega tiene una ratio de 8:11 (un poco más normal) y Suecia es la menos rara con 5:8.

Dos banderas gemelas: Noruega / Norge (arriba) e Islandia / Íslenska (abajo). Nótese que el azul de la cruz noruega es más oscuro que el fondo de la islandesa.


En cuanto a los colores, los países que tuvieron mayor relación/dependencia con Dinamarca mantuvieron el rojo. Se da la situación de que Noruega e Islandia tienen el mismo diseño pero con los colores invertidos (donde en Noruega hay rojo, en Islandia hay azul y viceversa). Suecia es el único que incluye un color propio, el amarillo (tan solo compartido en el Báltico con Alemania y Lituania), y Finlandia hizo honor al recurso más representativo de su geografía: el agua, bien en forma de nieve o hielo (el blanco de fondo) o como ríos y lagos (el azul de la cruz, simbolizando el agua atravesando el país).

Finlandia (Suomi) e Islandia son las únicas repúblicas; Suecia, Noruega y Dinamarca son monarquías, esta última de las más antiguas de Europa. De hecho, el rey Cristian X de Dinamarca (1870 - 1947) se considera el abuelo de los reyes europeos, pues todos de una forma u otra, están emparentados con él.